Enfermedades de Transmisión Sexual. Sífilis

La sífilis o lúes es una enfermedad de transmisión sexual provocada por la bacteria Treponema pallidum.

¿Qué síntomas provoca?

Los primeros síntomas de la sífilis pueden no ser detectados debido a que son muy leves y desaparecen. Lo primero que aparece es una lesión llamada “chancro”. Es como una “llaga o pequeña ulcera” en el pene o en la vagina o alrededor de la vagina., como así también en el margen anal, cerca de la boca, ano o manos. Estas lesiones iniciales, pueden ser indoloras y desaparecer en forma espontánea. Si la sífilis no se trata, puede avanzar a etapas más severas, incluyendo una erupción o rash cutaneo,(manchas rosadas en distintos sectores de la piel), que corresponde a la llamada “roséola sifilítica”, que es un estadio secundario de la misma enfermedad, y mas tarde, eventualmente complicaciones del corazón y sistema nervioso central.

¿Cómo se transmite?

Como todas las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se  transmite de una persona a otra durante una relación sexual (vaginal, oral, o anal) sin preservativo.

Afecta tanto a mujeres como a hombres de todos los estratos socioeconómicos y razas, y no hay una edad específica para contraerla. Es  más frecuente en los adolescentes y los adultos jóvenes, homosexuales y sexo promiscuo u oportunista.

El uso de preservativos reduce las probabilidades de contraer una infección siempre y cuando cubra las zonas lesionadas; si éstas están en un área no cubierta, el contagio es posible. La probabilidad de transmisión de la sífilis, como en el resto de enfermedades de transmisión sexual, es mayor si durante las relaciones sexuales se producen lesiones; esto convierte al sexo anal en el más riesgoso

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico puede realizarse a través del estudio de la secreción presente en el “chancro” o ulcera presente en vagina, pene, ano, mediante un examen de fondo oscuro, o mediante un análisis de sangre, llamado VDRL.

Dado que una sífilis no tratada en una mujer embarazada puede infectar y posiblemente provocar la muerte de su bebé, toda mujer embarazada debería hacerse un examen de sangre para la detección de la sífilis.
¿Cómo se trata?

La sífilis se trata en sus primeras fases con una sola inyección intramuscular de penicilina.
Dado que se dispone de un tratamiento eficaz, es importante que las personas se hagan pruebas de detección de la sífilis de manera constante si practican conductas sexuales de riesgo.
Las personas que reciben tratamiento contra la sífilis deben abstenerse de tener contacto sexual con parejas nuevas hasta que los chancros sifilíticos hayan desaparecido por completo.

Todas las parejas sexuales de los últimos 90 días de un paciente diagnosticado de sífilis deben considerarse posiblemente infectados, por lo que deben ser tratadas. .
Recuerde que SIEMPRE deben ser descartadas enfermedades más severas mediante un examen proctológico completo.